Tenemos mucho que contarte

Rellena el siguiente formulario para suscribirte









 

Nicolás Castellanos, un “hombre imprescindible”, visita La Salle Valladolid

22 Nov Nicolás Castellanos, un “hombre imprescindible”, visita La Salle Valladolid

Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.Hablar de Nicolás Castellanos, es hablar de uno de éstos últimos de los que hablaba Bertolt Brech. El pasado jueves 15 de noviembre, tuvimos la suerte de contar con él entre nosotros. Vive en Bolivia, en Santa Cruz, una ciudad grande y pobre, en un país con enormes desigualdades sociales.

Abierto a todas las personas, nos relató su experiencia, su trayectoria y sus proyectos a varias clases de ESO y Bachillerato.

No sólo es una persona de acción, decidida y valiente, es una personas de opción radical, profunda. Transmite este “estar enamorado” de los locos por el evangelio. Para muchos de nosotros es un testigo vivo del Dios Padre y Madre de Jesús de Nazaret.

Fue obispo de Palencia, abrió la diócesis a los aires del Concilio Vaticano II. Hoy persiste su huella entre la gente de Palencia. Pudo seguir en Palencia pero renunció. Lo dejó todo para hacerse un pobre entre los probres y poner todas sus capacidades al servicio de las personas más necesitadas. Y en eso está desde hace 28 años, cuando se encontró en Bolivia con la miseria de miles de personas que vivían en los suburbios de Santa Cruz. Es fundador y presidente de la fundación Hombres Nuevos, un proyecto de promoción social enorme, que dispone desde un hospital, hasta una escuela universitaria de teatro, pasando por más de 20 colegio, residencias, comedores, etc.

Cuando viene, emplea todo su tiempo en recabar apoyos y ayudas, divulgar el proyecto, enlazar personas, pero sobre todo, se encarga de transmitirnos tres palabras:

Una es un mensaje crítico que recojo en una de sus frases:

En el norte os sobran medios para vivir, pero os faltan razones para existir”, dicho desde el dolor de los pobres que sufren todo tipo de injusticias.

Otra es un mensaje de esperanza que he escuchado de él muchas veces: “Hay que ser tercamente perseverantes”.

La tercera es la alegría que trasmite. Siempre una sonrisa, una mirada cálida.

No hay comentarios

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.